La marca Shell

La palabra Shell se utilizó por primera vez en 1891 como marca comercial del queroseno enviado al Lejano Oriente por Marcus Samuel and Company. Originalmente, esta pequeña empresa londinense comerciaba con antigüedades, objetos curiosos y conchas marinas procedentes de Oriente.

Las conchas se hicieron tan populares (los Victorianos las utilizaban para decorar cajas de bisutería) que pronto se convirtieron en la base del rentable comercio de importación y exportación con el Lejano Oriente.

Se confirió a la palabra Shell estatus corporativo en 1897, cuando Samuel constituyó la Shell Transport and Trading Company. El primer logotipo (en 1901) fue una concha de mejillón, pero en 1904 se cambió por una cocha de vieira (o venera) como representación visual del nombre corporativo y la marca.

Cuando la Royal Dutch Petroleum Company y Shell Transport and Trading se fusionaron en 1907, el nombre de marca y el símbolo de la segunda (Shell y la concha de vieira) se convirtieron en el nombre abreviado y el emblema de la nueva Royal Dutch Shell Group. Y así han permanecido hasta ahora.

La forma del emblema de Shell ha cambiado con los años, siguiendo las tendencias de diseño gráfico. El emblema actual se presentó en 1971. Después de treinta años, sigue resistiendo el paso del tiempo y es uno de los símbolos más conocidos del mundo.